NOTICIAS

3 costumbres financieras a repensar en la nueva normalidad

Ha pasado ya un año desde que nuestra forma de vivir dio un giro de 180 grados y nos tuvimos que acostumbrar a la “Nueva Normalidad”. Estamos seguros que con esto, muchas de las prácticas que tenías en tu día a día desaparecieron, o bien, se adaptaron a las condiciones actuales.

Y no solo nos referimos a cuestiones de salud, pues la economía se vio directamente afectada por la crisis sanitaria, por lo que podemos asegurar que ya no manejas tus finanzas de la misma manera.

Prever para el mañana: la nueva forma de ver la economía

Por supuesto que tomar decisiones financieras que nos ayuden para el mañana siempre ha sido una de las recomendaciones más destacadas por los expertos. Sin embargo, para muchos, esta etapa de ahorro y de previsión estaba aún muy lejana.

Gracias a la pandemia nos hemos dado cuenta de lo rápido que pueden cambiar las cosas y lo importante que es siempre tener un colchón financiero.

Para ayudarte a elaborar un plan que te ayude a proteger tu capital y genere tranquilidad para ti y tu familia, te mencionamos algunas de las prácticas financieras que debes dejar atrás este 2021.

1- Falta de control sobre tus ingresos y egresos

Es muy fácil confiar en la app del banco para indicarte cuánto dinero te queda en tu cuenta y cuánto has gastado en el mes. Sin embargo, esto no es suficiente control si quieres prever en situaciones de emergencia.

Seguramente dentro de ese escenario no estás contemplando tus gastos en efectivo, ni el porcentaje de tu presupuesto que dedicas al pago de servicios, recreación, educación, etcétera, y por lo tanto es muy difícil mejorar tus costumbres financieras.

El control de ingresos y egresos es el primer tema que debes atender si quieres mejorar tus finanzas en el contexto actual.

2- No tener un plan de ahorro

Sí, todos “tratamos” de ahorrar y guardar un poco de dinero al final de cada quincena por si sucede algún imprevisto, pero sin un plan concreto ni un registro detallado de tus egresos mensuales, sólo es dinero que tienes por ahí y que sabes que eventualmente te gastarás.

Por el contrario, con un plan de ahorro, le pones un objetivo tangible a tus ahorros y te propones algo más. Por ejemplo, puedes proponerte aumentar capital ahorrado en un 5% a través de una inversión de ahorro o juntar el suficiente capital para adquirir un inmueble a través del cuál pondrás a trabajar tu dinero.

3- Pensar que las inversiones son solo para los expertos

De lo anterior también cabe destacar que es necesario dejar de pensar que el mundo de las inversiones pertenece solo a esos expertos en economía que conocen de finanzas y la bolsa de valores.

Hoy en día existen muchas opciones de inversión asequibles a personas en todas las áreas, como lo son los terrenos de inversión, que permiten que cualquiera incursione en los bienes raíces o el mercado de divisas que se ha abierto a un público más amplio a través de las aplicaciones móviles. No es suficiente con tener tu dinero ahorrado, hay que buscar formas de hacerlo crecer.

En resumen...

A pesar de todo lo que sucede a nuestro alrededor, debemos evitar quedarnos estáticos o ser reacios al cambio, pues algunas de las mejores ideas y emprendimientos surgieron justamente en periodos de incertidumbre.

Te invitamos a que te propongas mejorar tus finanzas con una meta objetiva y te aseguramos que dentro de unos años te lo agradecerás a ti mismo.

AVISO DE PRIVACIDAD

Calle 45 #214

San Antonio Cucul

C.P. 97116