NOTICIAS

Después de un inicio de año que puso de cabeza la mayor parte de nuestras actividades y que paró en gran medida la economía mundial, hemos llegado a un punto en el que se anuncian medidas y fechas para regresar a la “nueva normalidad”. 

 

Realmente, no hay mejor manera de definirla, ya que de ninguna manera será un mundo igual al que estamos acostumbrados. Tanto la forma en que se llevan a cabo muchas actividades. como la economía en general, se tendrán que adaptar a las condiciones que nos impuso el Coronavirus. 

 

Cómo será la economía de la “nueva normalidad”

La economía como la conocemos al día de hoy ha sido moldeada por muchas de las crisis o acontecimientos que han sucedido en el mundo. Una y otra vez, la economía se ha adaptado después de la Gran Depresión, la II Guerra Mundial y el crash de 1929. 

 

Es más, la pandemia de la Gripe Española en 1918, ayudó a crear los sistemas de salud nacionales en muchos países europeos. Sin lugar a dudas, existe esperanza después de esta tormenta. 

 

Un periodo de inevitable recesión 

Es claro que nos estamos adentrando a una etapa de impacto económico que podrá durar años en países como México. Mientras más tiempo vivamos con esta crisis, mayor será el impacto que tendrá en nuestra economía. 

 

Si bien es muy fácil prever una fase de austeridad durante el próximo par de años, es posible que todos los efectos de la crisis se sigan analizando décadas después y se mencionen en los nuevos libros de historia. 

 

Modificaciones en nuestro estilo de vida

Lamentablemente, muchas de las características de nuestra vida actual, vuelven la transmisión del virus mucho más recurrente. La sobrepoblación, la alta concentración de población en ciudades específicas del país, el turismo masivo, los viajes aéreos constantes y las cadenas de suministros sumamente extensas definitivamente tendrán que reinventarse si no queremos repetir la historia. 

 

Tanto iniciativas gubernamentales como civiles deben encontrar la forma de modificar ciertas líneas para evitar que la economía se detenga más tiempo del previsto y por ello, se espera que muchos mercados se transformen y diversifiquen. 

 

Una pausa obligatoria a la globalización 

El consumo local incrementará, así como el ecommerce y el trabajo remoto. Sin embargo, esto por si mismo no es suficiente para acelerar la economía en el corto plazo. La globalización que en un tiempo hizo que el mundo girará mucho más rápido, regresará a la centralización de economías y a la producción nacional en muchos lugares. 

 

Sin mencionar que el gasto público se ha disparado en la mayoría de lugares en la búsqueda por contrarrestar los sistemas de salud colapsados y las economías paralizadas. Esto significa que entraremos a una etapa de recesión nunca antes vista en los años recientes. 

 

Finalmente, quizás el cambio más notorio que veremos en estos tiempos es que es muy probable que esta economía cambie los países que conforman las potencias mundiales de acuerdo a la forma en que lograron atender esta crisis. 

 

Cómo sacarle provecho a la “nueva normalidad” con los bienes raíces

Ahora bien, la mayoría de los aspectos anteriores realmente no están en nuestras manos, si no en las capacidades limitadas de nuestros líderes frente a un virus que no distingue clase social, raza, religión o edad. 

 

Como estamos viendo actualmente, muchos comercios están bajando sus precios y los bancos están bajando sus tasas de interés con la intención de promover la compra de productos. 

 

Si bien lo más recomendable es abstenernos de adquirir productos superfluos por el momento, este podría ser el momento ideal para hacer una inversión inteligente. 

 

Tal vez no sea lo ideal invertir en rubros volátiles como la bolsa de valores o los fondos de inversión. Sin embargo, la inversión en bienes raíces es y seguirá estable durante un buen tiempo. 

 

Claro está, que ésta debe ser una inversión muy premeditada y que debe tomar en cuenta los aspectos que mencionamos anteriormente. 

  • Es mejor no invertir en las urbes que ya están sobrepobladas. 
  • Debemos pensar en un retorno con un plazo mayor a 3 años, cuando la economía se haya estabilizados. 
  • La inversión a distancia puede ser una de las mejores alternativas. 

 

En este sentido, es pertinente mencionar los terrenos de inversión. Una alternativa que resulta sumamente atractiva, sobre todo en estos tiempos. Se trata de lotes no urbanizados, ubicados en las zonas hacia las que se está expandiendo la ciudad y dónde se tiene previsto un gran crecimiento. 

 

Estos lotes se presentan a un precio sumamente accesible para el mercado de los bienes raíces y pueden tener una tasa de crecimiento anual de hasta 15%. ¿Quieres saber más? Puedes hablar con un asesor al respecto. 




AVISO DE PRIVACIDAD

Calle 45 #214

San Antonio Cucul

C.P. 97116